Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos

Cuadro Enigmático de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos

Precio habitual
$ 6,500.00
Precio de venta
$ 6,500.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Después de una larga espera, por fin esta listo el enigmático cuadro de La Leyenda de Tajín y los Siete Truenos.

Un cuadro realizado con decenas de miles de puntos y líneas, su composición y narrativa visual prehispánica, esta inspirada en un fragmento de "Libros del Rincón", del autor Felipe Garrido.

Les compartimos un sencillo video del fragmento 


 

El cuadro tiene un marco rígido de madera pintada de color nergo, esta cubierto con cristal anti-reflejante.

Medidas: 113 x 81.5 cm

Técnica: Plumón y Marcadores finos sobre papel kraft

Autor: Angel Decuir

 

Ideal para decorar tus espacios y captar las miradas de tus visitantes.

Algo sobre Tajín

El Tajín es una zona arqueológica de origen azteca, se encuentra en la ciudad de Papantla, Veracruz, México, se cree que esta ciudad fue la capital del imperio Totonaca, cuenta con varios campos de juego de pelota y basamentos piramidales, llegó a su apogeo entre los años 800 y 1150. 

Tajín, su nombre significa Ciudad del trueno en idioma totonaca, el sitio ya estaba totalmente despoblado cuando llegaron los conquistadores españoles en siglo XVI, por lo que no fue destruida y se mantuvo en secreto su existencia durante siglos.